Blog

¿Los economistas prevemos o predecimos?

Trabajamos para que consigas solucionar tus problemas y logres mejoras rápidas

¿Los economistas prevemos o predecimos?

Prever o predecir

La nave espacial DART ha colisionado con el asteroide Dimorphos a 11 millones de kilómetros de la Tierra, según noticia publicada el 27 de septiembre de 2022. El objetivo de la misión era desviar ligeramente la trayectoria del asteroide. Podéis ver la noticia en el siguiente link:

https://www.nationalgeographic.es/espacio/2022/09/la-nasa-acaba-de-estrellar-una-nave-espacial-contra-un-asteroide

Sin embargo, el objetivo último de la NASA no era responder ante un peligro real, sino que consistía en aprender que ante una predicción factible (que un asteroide choque con la Tierra) era posible prever medios para evitar esta amenaza (en forma de desviar su trayectoria). Y afortunadamente, según comunicaron lograron el objetivo de desviar la trayectoria con éxito.

Prever y el trabajo de los economistas en empresas

El trabajo de los economistas con empresas, consiste a veces en prever. Por ejemplo, lo hacemos cuando elaboramos un presupuesto, un plan de viabilidad, reestructuración o valoramos una empresa.

Con todo, otros economistas más macro, realizan predicciones. Aplican modelos basados en teorías para predecir si un país va entrar en recesión o no, o bien si va a subir la inflación, el paro o el tipo de interés y lo cuantifican en cifras concretas. Además, existen otros economistas que analizan los valores bursátiles de los mercados financieros y predicen que el valor x subirá un porcentaje mientras otro bajará otro porcentaje. Las buenas previsiones están basadas en probabilidades.

Predecir y prever son conceptos distintos. Si consultamos el diccionario de la lengua española:

Predecir; anunciar por revelación, ciencia o conjetura algo que ha de suceder

Prever; disponer o preparar medios contra futuras contingencias

Por tanto y como observamos de la definición, el que predice anuncia algo que va a suceder. De manera irremediable, aunque su predicción está sujeta a una determinada probabilidad, alta, si la predicción es seria.

Y el que prevé trata de, mediante su acción y preparación de medios, influir en ese futuro para evitar los peores augurios de las predicciones.

Por ejemplo, en este momento de octubre del 2022, conocemos de la existencia de una inflación elevada que provocará una elevación de tipos de interés y a una pérdida de poder adquisitivo de la población, según modelos predictivos establecidos. Esta predicción seguramente será cierta con una alta probabilidad ya que está bien fundamentada. Y este conocimiento le debería servir a una empresa del sector Retail (por ejemplo) para prever un escenario en el que preparar un plan de acción que le evite las peores consecuencias.

En definitiva, sobre la predicción no podemos influir. Que la inflación sea del 9% y los tipos de interés suban al 3% o al 4% será un hecho más o menos acertado, que veremos en el futuro, cuando las estadísticas lo demuestren. Pero esa previsión nos debe servir para trabajar en prever y en definitiva, para disminuir los efectos negativos esperados en cualquier empresa. Esta es la manera en que los economistas de empresa trabajamos para ella.

Tratar la incertidumbre de las previsiones

Avancemos un paso más en este análisis. A pesar que la predicción para el emisor cumple con una alta probabilidad de cumplimiento, para el que prevé conlleva incertidumbre que debe gestionar. La incertidumbre por principio no se puede gestionar ya que se desconoce su probabilidad de ocurrencia. Sin embargo, la incertidumbre se puede gestionar con información, intuición y experiencia.

La información la podemos clasificar en:

  1. Hechos que se consideran ciertos y se pueden consolidar en tendencias. Por ejemplo, el que en estos momentos la inflación o el paro sea alto, provoca unas tendencias no solo en las propias cifras sino en otros indicadores como pueden ser el consumo, la producción o la inversión.
  2. Aspectos desconocidos que hemos de trabajar, que sabemos que no sabemos o no sabemos que no los sabemos. Por ejemplo, qué puede hacer la competencia al respecto de los hechos o cómo me podría ayudar la tecnología en algún tema en concreto.

Sin embargo, siempre quedará una incertidumbre residual y que de alguna manera deberíamos gestionar para reducirla o acotarla, aunque nunca se podrá eliminar. Su eliminación implicaría un conocimiento perfecto del futuro, cosa que no es posible.

¿Cómo podemos gestionar esta incertidumbre?

Por niveles de incertidumbre

  • Nivel 1, requerirá plantear escenarios y futuros alternativos. Desconocemos que escenario será el definitivo, pero podemos asignar probabilidades a cada escenario. La incertidumbre por tanto la convertiríamos en un riesgo asociado a una probabilidad medible.
  • Nivel 2, ambigüedad. No sabemos qué pasará, pero este nivel no es eterno, dura un tiempo y después pasará al nivel 1. Tal vez lo podamos controlar…
 Lo importante para un economista de empresa es hacer ver a sus clientes que han de poner los medios para afrontar ese futuro para que les sea favorable. En definitiva, prever su futuro.

Paco Subias

Escuchar – Planificar – Hacer – Controlar – Ajustar

Te puede interesar...

Mi empresa gana dinero pero no puede pagar…

Una confusión bastante común en gerentes empresariales es creer que una empresa con beneficios no puede tener problemas de tesorería. La confianza en este hecho puede provocar graves problemas a las empresas si no vigilan con atención sus previsiones de tesorería.

Leer más »

Gestión económica de pymes en España después del 30 de junio 2022

El 30 de junio de 2022 debería ser una fecha que impulsara un paso adelante en la mejora de la gestión económica de las pymes. La necesidad de planificar las necesidades financieras de las empresas junto a nuevos requerimientos que van en línea de anticipar situaciones complicadas en las empresas, han de suponer un empuje a la mejora en la gestión.

Leer más »